Aislamiento con poliuretano: Un aliado de la eficiencia energética

Aislamiento con sistemas de poliuretano: Un aliado de la eficiencia energética

Cada vez es más y más importante la reducción del consumo energético en los edificios. Con las grandes exigencias de energía que contamos en la actualidad, esta se presenta como un elemento finito. Además, la producción de la misma en tales cantidades, genera gran parte de la contaminación del planeta. Conseguir edificios sostenibles y eficientes energéticamente es uno de los retos que nos debemos plantear de cara al futuro más próximo.

Unos aliados para conseguir estas metas son, sin duda, los sistemas de poliuretano. Los sistemas de poliuretano cuentan con las mejores características para conseguir edificios con un gran comportamiento térmico.

No solo debemos hacer hincapié en que la energía que consumamos sea más respetuosa con el medio ambiente, sino también en hacer un uso más eficiente de la misma. Para ello, un buen aislamiento de la envolvente del edificio evita la mayor parte de las pérdidas de energía. Hay una gran variedad de materiales usados como aislamiento, pero los sistemas de poliuretano destacan por ser los más eficientes.

 

El poliuretano como  material sostenible

Una de los factores por lo que muchas personas no consideran que el poliuretano sea un material sostenible es por su origen y obtención, ya que produce emisiones de CO2. No obstante, si analizamos en profundidad su uso como aislante, evita muchas más emisiones de las que produce:

  • Para la obtención de 1m2 de Poliuretano, se producen 14kg equivalentes de CO2
  • Con 1m2 de este somos capaces de conseguir un ahorro de emisiones de 1800 kg equivalentes de CO2.
  • Es decir, que evitamos la generación de CO2 en 130 veces.

Si entendemos por sostenibilidad aquello que reporta un beneficio económico, social y medioambiental, los sistemas de poliuretano para aislamiento son una solución de eficiencia energética sostenible.

El uso de sistemas de poliuretano en la mejora de la eficiencia energética de los edificios

El objetivo final de la eficiencia energética en edificios es crear edificios pasivos que no consuman energía o que su consumo sea mínimo. Para conseguirlo, uno de los factores determinantes es el nivel de aislamiento. Los sistemas de poliuretano continuos son los más destacados dentro de este ámbito, ya que este material cuenta con el coeficiente de conductividad térmica más bajo de todos.

Los sistemas de poliuretano son el producto de aislamiento más eficiente, sostenible y con la menor transferencia de calor a través del mismo. A igualdad de espesores, el poliuretano tiene un rendimiento muy superior.

Los aislamientos continuos, no sólo aíslan el edificio, sino que lo sellan, de manera que no hay fisuras por las que puedan producirse puentes térmicos. Así conseguimos un gran confort, el mínimo gasto energético, y por supuesto, un gran ahorro económico.

Además de su buen comportamiento térmico gracias a su bajo coeficiente de conductividad, los sistemas de poliuretano consiguen también aislar acústicamente y son una solución eficaz para la impermeabilidad de fachadas con transpiración. En definitiva, comportan una solución constructiva que reporta un beneficio económico, social y medioambiental al edificio y su entorno.